Aceite esencial Alcanfor

Posted on

El alcanfor (Cinnamomum Camphora), de la familia de las lauráceas, es un árbol de hoja perenne y madera muy compacta que puede alcanzar hasta treinta metros de altura. Sus hojas desprenden un fuerte olor alcanforado cuando se frotan con los dedos. Crece en Oriente, sobre todo en Borneo, China, Sri Lanka, Madagascar y Sumatra. Entre las hojas pequeñas y ligeramente dentelladas surgen flores blancas y bayas rojas. Este árbol longevo (algunos pasan de los 1.000 años) no es explotado hasta que cumple los cincuenta años. El alcanfor se encuentra casi en cualquier parte del árbol, aunque la formación de esa masa incolora y cristalina requiera muchos años.

Historia
Algunas civilizaciones del extremo Oriente consideraron al alcanforero consagrado a los dioses y lo empleaban con fines ceremoniales. Los héroes guerreros eran coronados con sus hojas, también muy empleadas en los embalsamamientos. Su fuerte aroma gustaba a los chinos, que lo importaban de Vietnam para construir barcos y templos. En Persia, ahora Irán, se juzgaba al alcanfor remedio poderoso contra la peste. Tanto lo estimaba su rey Corroes que lo guardaba entre los tesoros de su palacio de Babilonia .

En Japón, una variedad del alcanforero, conocido como Ginkgo Biloba, es el emblema de la ciudad de Hiroshima, pues este árbol resistió el bombardeo de la ciudad en 1945.

Fabricación del aceite esencial
El aceite esencial del alcanfor se obtiene por la destilación de la madera y las hojas. Después, se refina y purifica hasta obtener los pequeños cristales blancos que consituyen el alcanfor.

Propiedades
El aceite esencial de alcanfor es utilizado en cosmética, para la piel y el cuero cabelludo, por su acción tónica y purificante. El safrol que contiene es útil para la elaboración de desodorantes, lociones para después del afeitado y aguas de colonia por su aroma suave y cálido.

También es utilizado en farmacología, en la elaboración de remedios contra las afecciones pulmonares, respiratorias y bronquitis (antitusivo, antiinflamatorio, expectorante). El aceite esencial de alcanfor es reconocido como un poderoso antiséptico.

Precauciones y contraindicaciones
El alcanfor es un producto tóxico que conviene usar bajo la supervisión de un médico o farmacéutico. En aromaterapia se usa con precaución, tanto por vía externa o interna, para evitar sobredosis. Totalmente prohibido en mujeres embarazadas o lactantes, pues puede presentar riesgos para la salud. Finalmente, el alcanfor es anafrodisíaco. Es necesario tenerlo en cuenta para evitar este efecto indeseable al utilizar productos que contienen aceite esencial de alcanfor.

GD Star Rating
loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*