Aceite esencial Anís estrellado

La badiana o anís estrellado (Illicium verum) el fruto del badián, árbol que puede alcanzar los 5 metros de altura, de aspecto similar al del laurel. Su agradable aroma recuerda al del anís común, aunque el del estrellado es algo más fuerte. Su origen se sitúa en la zona sur de China, Corea y Japón. A finales del Siglo XVII se introdujo en Europa y en la actualidad se cultiva también en zonas cálidas y húmedas de América. Los frutos, formados por 6-10 folículos de color marrón, presentan una original forma de estrella, de ahí su nombre común.
Contienen una sustancia aromática que se utiliza en la fabricación de bebidas anisadas. De su fruto se extrae por destilación un aceite esencial muy apreciado por sus propiedades terapéuticas.

Pricipales propiedades
Anti espasmódico, expectorante, tónico y estimulante, es indicado para bronquitis asmática, sinusitis, resfriados, tos espasmódica, dispepsia, aerofagia, entercolitis espasmódica, dolores menstruales, menopausia, pre-menopausia, reumatismos y lumbago.

Como usarlo
* Infecciones respiratorias (bronquitis, sinusitis, resfriados). Verter algunas gotas de aceite esencial de anís estrellado en un cuenco con agua hirviendo. Respirar el vapor durante 5-10 minutos con la cabeza cubierta con una toalla. Respirar también regularmente un pañuelo en el que se habrán vertido unas gotas de anís estrellado, evitando el contacto directo con la piel.

* Problemas digestivos e intestinales (cólicos, flatulencias, estreñimiento). Verter 3 gotas de aceite esencial de anís estrellado en una compresa humedecida con agua caliente y aplicar sobre el abdomen.

* Reumatismos, lumbago. Diluir 2 gotas de aceite esencial de anís estrellado en 20 ml de un aceite vegetal de su elección. Masajear la zona afectada.

Badián, árbol de la badiana o anís estrellado.

Precauciones
Mantener fuera del alcance de los niños. No se recomienda durante el embarazo y la lactancia, ni en niños menores de 3 años. Conservar lejos de la luz y del calor. El uso prolongado del anís estrellado puede llegar a ser tóxico para el sistema nervioso y, en ciertos casos, provocar convulsiones. Para evitar esos efectos, hacer pausas de igual duración que el tratamiento (por ejemplo, 2 semanas de anís estrellado, 2 semanas sin). De esta forma, el cuerpo tiene tiempo de eliminar los principios activos. No sobrepasar 15 días consecutivos de tratamiento.

GD Star Rating
loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*