Aceite esencial Orégano

Originario del norte de África, el orégano (Origanum compactum) crece en zonas montañosas y soleadas. Sus hojas, de un color verde oscuro tiene un sabor picante y sus flores, de color malva, se agrupan en inflorescencias compactas. De sus hojas se extrae, por destilación al vapor de agua, un precioso aceite esencial de múltiples aplicaciones.

Propiedades
Imprescindible en la defensa del organismo, el orégano es un potente antibacteriano de amplio espectro, antiviral, fungicida, estimulante del sistema inmunitario, antiparasitario, tónico y estimulante en general. Asimismo, el orégano elimina las candidiasis, las infecciones de la piel, las verrugas y el pie de atleta, acelera la curación de las heridas y reduce el dolor de golpes, esguinces, tendinitis y artritis. Actúa contra la inflamación de las encías, previene la aparición de ampollas y es ideal para superar resfriados, gripes y herpes. Otra propiedad es su actividad antioxidante, por lo que también protege a las células de los daños causados por los radicales libres.

El orégano es muy eficaz en el tratamiento de afecciones severas de las vías respiratorias y bronquitis. Combate las afecciones virales, como la gripe. Se utiliza igualmente para tratar las infecciones intestinales -entercolitis- y urinarias, como cistitis, nefritis, etc. Actúa también contra las enfermedades parasitarias tropicales, y estimula el organismo en caso de fatiga general.

Cómo usarlo
* Vía interna: diluir 1 o 2 gotas de aceite esencial de orégano en un poco de aceite vegetal, oliva por ejemplo, o eventualmente, miel. Tomar de 1 a 3 veces al día, durante 5 o 6 días.

* Uso externo: este aceite nunca debe aplicarse puro sobre la piel. A causa de su agresividad sobre la piel y las mucosas, siempre debe diluirse en un aceite vegetal en una proporción no superior del 5% al 10% de aceite esencial. Por ejemplo, de 20 a 40 gotas de aceite de orégano en 100 ml de aceite de jojoba o almendras dulces. Para aplicar sobre un grano infectado o un forúnculo, poner una gota de aceite esencial de orégano en un algodón impregnado de aceite vegetal.

Cuidado de los pies
Para eliminar durezas y callosidades en los pies, así como micosis, asociar aceite esencial de orégano con aceite esencial de lavanda, mezclado en un aceite vegetal de su elección.

Uso culinario
El aceite esencial de orégano aporta una nota floral en la cocina tradicional mediterránea. Solamente una gota realza el sabor de todo tipo de carnes. Se puede agregar a las pastas, pizzas, macarrones, etc. Combina perfectamente con ensaladas de tomates. También le da un toque especial a sopas y caldos.

GD Star Rating
loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*