Algunos consejos (primera parte)

Posted on

Presentamos a continuación una primera lista de afecciones que, sin ser graves, nos dificultan el día a día y que pueden ser tratadas con aceites esenciales. Descubra los efectos beneficiosos de las mezclas con aceites esenciales. Hay que tener en cuenta que estos efectos no se producen inmediatamente, pero con paciencia el éxito está asegurado. Esperamos que les sean de utilidad. 

* Abscesos y forúnculos: comenzar el tratamiento desde el momento en que aparecen mediante la aplicación de aceite esencial de Manuka  (Leptospermum Scoparium) 2 o 3 veces al día. Si el absceso o forúnculo ya está formado, aplicar una cataplasma de arcilla caliente con 3 o 4 gotas de aceite esencial de Manuka. Deje actuar 30 minutos y después enjuague con agua. Si el forúnculo o absceso es muy grande, empape una gasa con aceite esencial de Árbol del té y manténgalo durante 12 horas. Como medida de desinfección añadir 8 o 10 gotas de aceite de Árbol del té, bergamota y lavanda en el agua del baño.

Flor de Manuka.

* Artritis, osteoartritis y gota: para aliviar la inflamación y el dolor, aplique una compresa fría empapada con unas gotas de aceite esencial de Lavanda y aceite esencial de Manzanilla o Milenrama.

* Boca, dientes y encías: para combatir abcesos dentales, gingivitis, aftas u otras infecciones de la boca, vierta 5 o 6 gotas de aceite esencial de Árbol de té en un vaso de agua y enjuagar y hacer gárgaras con esta mezcla dos veces al día después de cepillarse los dientes. Esta preparación es efectiva también contra el mal aliento.

* Callos y durezas en los pies: tomar un baño de pies diario añadiendo en una palangana con agua tibia una cucharada de vinagre de sidra de manzana, un puñado de sal marina y unas gotas de aceite esencial de Árbol del té. A continuación secar los pies y eliminar la piel muerta utilizando una lima de metal.

* Cistitis y uretritis: confeccionar una loción añadiendo 10 o 12 gotas de aceite esencial de Árbol de té en 100 ml de agua hervida. Empapar una bola de algodón y taponar el meato urinario. Repita con frecuencia y cada vez que orine.

* Eccema del cuero cabelludo o de la costra láctea: mezclar 2 o 3 gotas (según la edad) de aceite de Lavanda o de Árbol del té en una cucharada de aceite de oliva. Frote suavemente el cuero cabelludo y deje actuar de 5 a 10 minutos y luego enjuague. Repita todos los días hasta su desaparición.

* Picaduras de medusas y erizos de mar: quitar las espinas y aplicar aceite esencial de Manuka o de Lavanda.
Garrapatas y sanguijuelas: aplicar un poco de aceite esencial de Manuka pura alrededor de la garrapata o la sanguijuela. Después de unos veinte minutos, retirar las garrapatas y sanguijuelas que aún no hayan caído. Repetir la aplicación 3 veces al día durante una semana para calmar la irritación y prevenir infecciones.
Arañas: mezclar 2 o 3 gotas de aceite esencial de Manuka con aceite de Lavanda y 1 cucharadita de vinagre. Aplicar tres veces al día.

* Psoriasis: confeccionar una loción espesa mezclando 25 ml de aceite de Aguacate, 25 ml de aceite de semillas de Borraja o de Onagra, un poco de aceite vegetal de Germen de trigo, 15 gotas de aceite esencial de Árbol del té con 5 gotas de aceite de Melaleuca y Mirra. Aplique por lo menos 2 veces al día en las zonas afectadas.

* Verrugas: tratar localmente tres veces al día con aceite esencial de Árbol del té. Las verrugas en la planta de los pies se deben tratar diariamente con una mezcla de aceite esencial de Manuka y Eucalipto de limón y se cubren con un vendaje. Continuar el tratamiento durante seis semanas, hasta que la piel haya sanado. Una vez que la verruga desaparezca, aplique aceite vegetal de Germen de trigo, al que habrá añadido unas gotas de aceite esencial de Mirra, para favorecer la cicatrización y prevenir infecciones.

GD Star Rating
loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*