Feng Shui para el bienestar en el hogar

Posted on

El Feng Shui es un arte ancestral que consiste en organizar la casa para favorecer el bienestar interior. Nacido de la observación del impacto del medioambiente sobre los humanos, esta disciplina se practica en China desde hace 3.500 años. Consiste en unos consejos simples aplicables a nuestra vida cotidiana, como por ejemplo la elección de los colores o la posición de los muebles, para así crear armonía en el en el hogar y en la vida.

El primer consejo es hacer una gran limpieza de primavera. Organizar de nuevo los armarios de la ropa y de la cocina permitirá renovar la energía que circula en nuestro espacio vital. El hecho de deshacerse de aquello que no nos gusta, cederá lugar a la novedad. Seguro que todos hemos experimentado después una jornada de limpieza y orden en casa, a pesar de la fatiga, un sentimiento de bienestar. Esta es una experiencia Feng Shui.

Unos cuantos consejos
En la cocina, para recrear el ciclo de transformación de los cinco elementos (Madera, Fuego, Tierra, Metal, Agua), se aconseja poner algo de madera (por ejemplo la tabla de cortar) entre el fregadero (Agua) y la cocina (Fuego) para evitar eventuales tensiones. Los fogones deben estar en buen estado, funcionando correctamente y limpios. Los fogones a gas son mejores que los eléctricos, estos últimos destruyen la energía de los alimentos.

La orientación más apropiada para la cocina es el oeste, colocando el fogón en la pared sur. La distribución más óptima es una isla en el medio de la habitación. Pero para esto se necesita mucho espacio y la mayoría de las construcciones modernas cada vez reducen los metros destinados la cocina. Debe ser bien ventilada, luminosa, amplia y el mejor color es el blanco, para de este modo atraer el buen Chi. También los colores deben ser cálidos mezclados con detalles en brillantes colores.

Los muebles deben ser de madera natural o bien imitaciones. Disponer fruta y flores frescas para aumentar el flujo positivo del Chi. La luz natural es la apropiada, con luces para las zonas más oscuras. Cerca del fregadero o del lavabo, se aconseja tener una piedra (elemento Tierra). La piedra neutraliza el efecto excesivo del agua.

Símbolo de Ba-gua.

Las paredes de la habitación deben ser de colores pasteles suaves y las alfombras deben ser de colores claros para poder mezclarse con los demás elementos del dormitorio. Las sábanas, fundas, mantas y almohadas (que deben ser todas de telas naturales y no sintéticas) también deben ser de colores pasteles. Hay que evitar colores fuertes como el rojo y utilizar por el contrario colores suaves que inducen al descanso y sosiego.

En cuanto al salón, es recomendable distribuir los muebles según la forma del Ba-gua (formando una figura cerrada y sin ángulos rectos). El Ba-gua es un mapa energético de forma octogonal, donde en el centro se encuentra el símbolo Yin-Yang rodeado de los ocho trigramas del I Ching y los cinco elementos (Madera, Tierra, Fuego, Metal, Agua). La circulación del Chi dentro de la estancia es fundamental, debe moverse lentamente fluyendo sin obstáculos alrededor de los muebles agrupados. Partirá desde la puerta de entrada pasando por cada parte de la habitación hasta salir por la puerta o ventana.

Si tenemos jardín es importante cuidarlo. Después de la limpieza la jardinería. Antes de entrar en vuestra casa, el Chi, la energía vital, recorre el jardín. Tener un exterior agradable antes de llegar a la puerta de entrada permite guiar el Chi con armonía hasta nuestra casa.

GD Star Rating
loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*