Hidrolato de lavanda

Posted on

Los hidrolatos son aguas aromáticas, también llamadas aguas florales, que contienen trazas de aceites esenciales. De hecho, se trata del residuo de la destilación. Por ejemplo, cuando se destilan flores de lavanda al vapor de agua, el vapor cargado en el aceite esencial se condensa y cuando el proceso acaba se convierte otra vez en agua. Es en este momento que el aceite esencial, al ser un componente graso, se separa del agua, pero el agua que queda no es solamente agua, pues está cargada de moléculas aromáticas: es hidrolato de lavanda.

Generalmente, los hidrolatos tienen las mismas propiedades que los aceites esenciales de los que proceden, pero son más suaves y no tienen contraindicaciones. Al tratarse de agua no se mezclan bien con aceites ni con ningún cuerpo graso. En cambio, se pueden mezclar entre ellos, con geles o con zumos.

El hidrolato de lavanda es la estrella de los hidrolatos y probablemente el más utilizado por sus múltiples virtudes terapéuticas. Aplicado sobre la piel, el hidrolato de lavanda es un excelente regenerador de la epidermis. Suaviza y refresca la piel después de una larga exposición al sol. La lavanda calma igualmente las irritaciones, quemaduras y picaduras de insectos.

Equilibrante, la lavanda se utiliza en el tratamiento del acné por su poder cicatrizante y desinfectante. Antibacteriano, el hidrolato de lavanda alivia las aftas y otras afecciones bucales si se utiliza como enjuage bucal.

El hidrolato de lavanda posee propiedades tranquilizantes y anti estrés utilizado con un difusor ambiental. Produce una sensación de bienestar y serenidad reconfortante. Se trata pues de un excelente remedio contra el insomnio y la nerviosidad.

En la cocina, el hidrolato de lavanda hace maravillas. Perfuma delicadamente las carnes blancas como la de pollo o pavo y en repostería combina bien con las frutas amarillas como melocotón o albaricoques.

Conservación
Los hidrolatos no se conservan mucho tiempo frescos ya que se trata de un medio que puede ser contaminado por bacterias. Se considera que un hidrolato se mantiene fresco un año al abrigo de la luz y el calor. De todas maneras se utiliza rápidamente en unos meses, pues es útil en muchos aspectos de la cosmética.

GD Star Rating
loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*