Jabones ecológicos

Jabón natural

Durante siglos, el jabón natural se ha fabricado de manera artesanal y, a menudo en casa, a base de grasas animales o vegetales y sosa cáustica. Durante la Primera Guerra Mundial, debido a la falta de lo más básico, la gente empezó a fabricarse su propio jabón natural. No fue hasta 1916 que se produjo el primer detergente sintético. Poco a poco, los detergentes han ido reemplazando a las grasas naturales en los productos de limpieza, tanto de higiene personal como del hogar. Las ventas de detergentes sintéticos superaron las de jabón natural, por primera vez, en 1953. Con el tiempo han ido apareciendo nuevos productos: lavavajillas, jabón líquido, geles de baño, cremas de jabón de manos, polvos o jabón líquido para la colada, algunos incluso efectivos en agua fría gracias a los aditivos que contienen.

Hoy día los jabones no son jabón, la mayor parte de productos de limpieza son enteramente sintéticos, con toda una diversidad de productos procedentes de la petroquímica. Se comprende porqué la piel se reseca, a veceas notamos picores después de la ducha, o aparecen eczemas inexplicables en la piel. La sensación de piel tirante, calor, picores o aparición de rojeces son la consecuencia de utilizar productos de higiene que contienen tensioactivos producidos a base de derivados del petróleo que, independientemente de su ph, eliminan totalmente la película hydrolipídica de la superficie de la piel, que sirve para protegerla y mantenerla hidratada.

El primer jabón perfumado fue hecho en Estados Unidos por la firma Colgate en 1872. Hoy día, la casi totalidad de los jabones están perfumados y coloreados sintéticamente. El jabón natural se ha convertido en un lujo, a veces justificando su elevado precio: por ejemplo, el jabón de Alepo necesita para su secado al menos nueve meses.

El famoso jabón de Alepo

El jabón de Alepo es un jabón muy popular en las tiendas de productos naturales y su historia se remonta a más de 4.000 años en una ciudad, Alepo, en Siria. No tiene un aspecto muy atractivo, pero se trata de un jabón muy untuoso, dejando la piel rica y nutrida después de usarlo. Contiene aceite de oliva y de bayas de laurel, ningún colorante, ni perfume, ni aditivos. Es el preferido de los naturistas y dermatólogos. Muchos hombres lo utilizan como espuma de afeitar y puede también reemplazar perfectamente al champú.

El origen del jabón de Marsella

El primer jabonero de Marsella fue Crescas Davin que aparece en los registros de manera oficial en 1371. No obstante, es en el siglo XVI y XVII cuando realmente la industria del jabón empieza a tener presencia en la Provenza. Los jaboneros encuentran en estas tierras todos los ingredientes necesarios para fabricar su producto: la sosa, en la Camarga, y las olivas, en gran parte de la región gracias a la producción de aceite.

Existen dos tipos de jabón de Marsella: uno verde y otro blanco. El verde se produce con aceite de oliva extra virgen al 72% y contiene también aceite de copra y de palma. En el caso del jabón blanco, el aceite de oliva se sustituye por aceite de cacahuete. Es un jabón igualmente muy apreciado.

Todos los jabones se producen con algún tipo de grasa y sosa cáustica. No hay que tener ninguna prevención a este último producto, pues el jabón, una vez terminado no puede utilizarse hasta, por lo menos 4 semanas. Durante este tiempo la sosa se evapora completamente. Si se ven rastros de polvo blanco en el exterior del jabón, basta con enjuagarlo antes de su uso.

Aromium va a introducir jabones artesanales fabricados por personas enamoradas de su trabajo, utilizando productos de su finca, como un laurel de más de 200 años, su lavanda, eucalipto, aceite de oliva y un largo etcétera junto con aceites esenciales naturales con lo que producen unos jabones que nos han impresionado.

 

GD Star Rating
loading...

2 comentarios en “Jabones ecológicos

  1. Hola, muchas gracias por su blog.
    Quisiera preguntarle si me pudiera facilitar la completa composicion quimica de los jabones. Muchos de los compuestos como usted dice son naturales, pero muchos compuestos naturales no son ya recomendables para uso cosmetico.
    Atentamente,
    Maria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*