Aceite de coco ¡Único!

Posted on

El Aceite de coco natural.

Sin duda has notado que durante aproximadamente los últimos 60 años, la mayoría de los profesionales de la salud y los medios de comunicación han estado diciendo que las grasas saturadas son malas para la salud y dan lugar a una serie de consecuencias negativas, como el colesterol alto, la obesidad, enfermedades del corazón y Alzheimer.

Es cierto que durante estos mismos 60 años los niveles altos de colesterol, enfermedades del corazón, obesidad y el Alzheimer se han disparado en comparación con
nuestros acoco aceitentepasados, e incluso en comparación con las sociedades aún primitivas de hoy en día que utilizan grasas saturadas como un elemento básico en la dieta.

¿Sabías que múltiples estudios sobre las poblaciones de las islas del Pacífico, que reciben el 30-60% de su total de calorías proviene del aceite de coco con altos índices de grasa saturada y han mostrado tasas casi inexistentes de las enfermedades citadas anteriormente?

Es evidente que hay mucha confusión y que existe un gran debate sobre las grasas saturadas entre los profesionales de la salud.

Vamos a explicar algo que los profesionales de la salud pública y los medios de comunicación no dicen.

El hecho es que no todas las grasas saturadas son iguales. La palabra clave aquí es “el creado”, debido a que algunas grasas saturadas se producen de forma natural como la del coco, mientras que otras grasas son manipuladas artificialmente por un proceso realizado por el hombre llamado hidrogenación.

La hidrogenación manipula los aceites vegetales y de semillas mediante la adición de átomos de hidrógeno mientras se calienta el aceite aumentado el volumen y los beneficios empresariales.

Las comunidades médicas y científicas están bastante de acuerdo en la opinión de que los hidrogenados vegetales y aceites de semillas deben ser evitados.

Estas grasas no saturadas, manipuladas artificialmente se vuelven grasas saturadas, también denominadas grasas trans y no hay duda de que has oído hablar de ellas desde hace tiempo últimamente. Algunas ciudades y estados de los USA han prohibido su uso. No hay más controversia respecto a los peligros para la salud de estas grasas saturadas artificialmente.

Y adivina qué, estas son las mismas grasas trans dañinas que se han promocionado como “sano” y “amigable para el corazón” durante los últimos 60 años. Pero finalmente se han declarado altamente perjudiciales para la salud.

Por desgracia, esta práctica en la producción de grasas saturadas hidrogenadas ha creado mucha confusión y la simple palabra “grasas saturadas” nos hace rechazarlas, cuando las grasas saturadas de origen natural como el aceite de coco son muy saludables.

La verdad sobre el aceite de coco

La verdad sobre el aceite de coco es obvio para cualquiera que haya estudiado la salud de los que viven en los cultivos tropicales tradicionales, donde el coco ha sido un elemento básico de la dieta nutritiva durante miles de años.

De vuelta en la década de 1930, un dentista llamado Dr. Weston Price viajó por todo el Pacífico Sur, analizó las dietas tradicionales y sus efectos sobre la salud dental y general. Halló que las personas que hacían dieta con alto contenido en coco estaban sanas a pesar de la alta concentración de grasa saturada, y que la enfermedades cardíacas, la obesidad y la presión alta eran prácticamente inexistentes.

Del mismo modo, en 1981, los investigadores estudiaron poblaciones de dos atolones de la Polinesia. El coco era la principal fuente de energía calórica en ambos grupos. Los resultados, publicados en la revista “American Journal of Clinical Nutrition”  demostraron que los dos grupos gozaban de un excelente estado cardiovascular. De hecho, no existe evidencia alguna de que el alto consumo de grasas saturadas de origen natural tenga ningún tipo de efecto nocivo en estas poblaciones.

Tras todo lo anterior puede resultar sorprendente que la grasa saturada de origen natural en el aceite de coco en realidad tiene algunos sorprendentes beneficios para la salud tales como:

  • Mantiene en buen estado el corazón.
  • Estimula la pérdida de peso, cuando es necesario.
  • Mejora el sistema inmunológico.
  • Contribuye a un metabolismo saludable.
  • Proporciona una fuente de energía inmediata.
  • Mantiene la piel sana y joven
  • Regula el buen funcionamiento de la glándula tiroides.

Pero, ¿Cómo es esto posible? ¿Tiene el aceite de coco tiene algunos ingredientes secretos que no se encuentran en otras grasas saturadas? La respuesta es un sí rotundo.

El ingrediente secreto del aceite de coco

El 50 por ciento del contenido de grasa en el aceite de coco es una grasa que raramente se encuentra en la naturaleza llamada ácido láurico, considerado un ingrediente “milagro” debido a sus propiedades únicas que mejora y cuida tu salud.

Tu cuerpo convierte el ácido láurico en monolaurina, que tiene propiedades anti-virales, anti-bacterianas y anti-protozoarias. La  monolaurina es un monoglicérido que en realidad puede destruir los virus recubiertos de lípidos, tales como:

  • VIH, herpes
  • Sarampión
  • Virus de la gripe
  • Varias bacterias patógenas
  • Protozoos como Giardia lamblia

El ácido láurico es un potente destructor de virus y bacterias gram-negativas y el aceite de coco contiene más ácido láurico que cualquier sustancia en la ¡Tierra! El ácido cáprico, otro ácido graso de coco presente en cantidades más pequeñas, también se ha añadido a la lista de componentes antimicrobianos del coco. Esta es una de las razones clave que debes tener en cuenta al consumir aceite de coco, ya que no hay muchas fuentes de monolaurina en nuestra dieta. Sin embargo, los beneficios para la salud del aceite de coco no se detienen ahí.

Los beneficios de la Cadena Media de ácidos grasos

El aceite de coco es de aproximadamente 2/3 de ácidos grasos de cadena media (MCFAs), también llamados triglicéridos de cadena media o MCT. Estos tipos de ácidos grasos producen toda una serie de beneficios para la salud. El aceite de coco es la fuente más rica de la naturaleza en estos AGCM sanos.  Los AGCM son enviados directamente al hígado, donde se convierten inmediatamente en energía en lugar de almacenarse en forma de grasa.

Los AGCM en realidad ayudan a estimular el metabolismo del cuerpo, lo que lleva a la pérdida de peso.

El aceite de coco contra la diabetes

Tu cuerpo envía ácidos grasos de cadena media directamente a tu hígado para su uso como energía. Esto hace que el aceite de coco sea una poderosa fuente de energía instantánea para tu cuerpo. Pero aunque el aceite de coco y los hidratos de carbono simples comparten la capacidad de entregar energía rápida a tu cuerpo, se diferencian en un aspecto crucial. El aceite de coco no produce un pico de insulina en el torrente sanguíneo. Lo has leído correctamente: El aceite de coco actúa en tu cuerpo como una fuente de hidratos de carbono sin almacenar el sobrante en forma de grasa.

Los diabéticos y aquellos con condiciones pre-diabetes (una epidemia de salud que estalla en América y se extiende en Europa), deben darse cuenta de inmediato del beneficio de tomar una fuente de energía de acción rápida que no produzca un pico de insulina en el cuerpo. De hecho, el aceite de coco añadido a la dieta de los diabéticos y prediabéticos, realmente ha demostrado que ayuda a estabilizar el aumento de peso, lo que puede disminuir significativamente tu probabilidad de contraer diabetes de tipo-2.

El aceite de coco: un amigo para atletas y personas a dieta

La obesidad crece constantemente en los países desarrollados. Uno de los mejores beneficios del aceite de coco reside en su capacidad para estimular el metabolismo. De vuelta a la década de los 40, los agricultores se enteraron de este efecto por accidente, cuando usaron aceite de coco costo para engordar su ganado. ¡No funcionó! El ganado no engordaba por más aceite de coco rico en grasas saturadas naturales que se les incluyera en su comida.

Sin embargo, muchos estudios en animales y humanos de han demostrado que la sustitución de LCFAs por MCFAs disminuyó el peso corporal y la reducción de los depósitos de grasa. De hecho, la capacidad de los AGCM para ser digeridos fácilmente, ayudan a estimular el metabolismo y se convierte en energía, perfecta para la cocopráctica del deporte. Varios estudios han demostrado que la AGCM puede mejorar el rendimiento físico o atlético.

Además, la investigación ha demostrado que, debido a su efecto metabólico, el aceite de coco aumenta la actividad de la glándula tiroides. Habrás oído que una tiroides lenta es una de las razones por la que algunas personas no son capaces de bajar de peso, sin importar lo que hagan.

Además de la pérdida de peso, hay otras ventajas para aumentar tu tasa metabólica. Tu proceso de curación se acelera, aumenta la regeneración celular para reemplazar las células viejas, y el sistema inmunitario funciona mejor en general.

El aceite de coco en la piel

Además de la evidencia médica y científica creciente de que el aceite de coco tiene poderosos beneficios positivos para la salud cuando se consume, también se ha utilizado durante décadas y se utiliza por masajistas profesionales para relajar la musculatura. Sin embargo, no hace falta ser masajista profesional para darte un buen masaje y beneficiar a tu piel y musculatura. Sólo tienes que utilizar aceite de coco como lo harías con cualquier loción.

El aceite de coco es realmente ideal para el cuidado de la piel. Ayuda a proteger la piel contra los efectos del envejecimiento de los radicales libres, y puede ayudar a mejorar la apariencia de la piel por sus propiedades contra el envejecimiento. De hecho, el fisiólogo y bioquímico Ray turba, Ph.D. considera el aceite de coco un antioxidante, debido a su estabilidad y resistencia a la oxidación y la formación de radicales libres. Además, se cree que reduce nuestra necesidad de vitamina E.

Al igual que el Dr. turba, muchos expertos creen que el aceite de coco puede ayudar a restaurar la piel y darle una apariencia más juvenil. Cuando el aceite de coco es absorbido por la piel y los tejidos conectivos, ayuda a reducir la aparición de líneas finas y arrugas, y mantiene los tejidos conectivos fuertes y flexibles. Propiedades exfoliantes en la capa externa de la piel eliminando las células muertas.

El aceite de coco y tu corazón

La enfermedad cardíaca es la causa número uno de muerte en los EE.UU. y es a menudo una asesina silenciosa. El primer signo de la enfermedad cardiovascular es comúnmente un ataque al corazón y por desgracia, más de un tercio de los ataques cardíacos son mortales. Y a pesar de la propaganda, la verdad es la siguiente: las grasas poliinsaturadas de los aceites vegetales y de semillas estimulan la formación de coágulos de sangre mediante el aumento de viscosidad de las plaquetas. El aceite de coco ayuda a regular la función normal de las plaquetas.

El aceite de coco en tu cocina

Deberían usarse solo dos aceites en la cocina para la preparación de alimentos. El aceite de oliva extra virgen, es una grasa monoinsaturada que es perfecta como aderezo para ensaladas, sin embargo, no es aconsejable utilizarla para cocinar. Debido a su estructura química, el calor hace que sea susceptible al daño oxidativo. Y las poliinsaturadas, que incluyen los aceites vegetales comunes, tales como el maíz, la soja, girasol y canola, son absolutamente los peores aceites para uso en la cocina. Los aceites omega-6 son muy susceptibles al daño por calor debido a sus dobles enlaces. Se recomienda no usarlos o con muy poca frecuencia. Para el resto es aconsejable el aceite de coco.

¿Por qué?

Primera razón: La mayoría de la gente cree que la fritura crea grasas trans. Ese no es el problema principal, hay mucho más tóxicos químicos producidos por freír con aceites que contienen omega-6 que las grasas trans.

Al freírlos se destruyen los antioxidantes del aceite y como resultado se oxida. Esto provoca la reticulación, ciclación, los cambios de doble enlace, la fragmentación, y la polimerización de los aceites que causan mucho más daño que las grasas trans. ¡Quién lo iba a decir!

Segunda razón: La mayoría de los aceites vegetales son OGM. Esto incluiría más del 90 por ciento de los aceites de soja, de maíz, y canola.

Tercera razón: Los aceites vegetales contribuyen al exceso de grasas omega-6 dañinas en tu dieta, lo que crea un desequilibrio en la proporción de ácidos grasos omega-6 y omega-3. El consumo excesivo de grasas omega-6 contribuye a muchos problemas de salud. Todos ellos están altamente procesados ​​y consumidos en cantidades que son aproximadamente 100 veces más alta que la que tomaban nuestros antepasados hace un siglo. Esto hace que se distorsione la relación sensible omega-6 / omega-3 que controla muchas vías bioquímicas delicadas, lo que resulta en la aceleración de muchas enfermedades degenerativas crónicas.

Sólo hay un aceite que es lo suficientemente estable como para resistir el daño inducido por el calor leve, mientras que también ayuda a mejorar la salud del corazón e incluso soporta la pérdida de peso y la función tiroidea: el aceite de coco.

Por lo tanto, cada vez que necesites un aceite para cocinar, utiliza aceite de coco en lugar de mantequilla, aceite de oliva, aceite vegetal, margarina o cualquier otro tipo de aceite que requiera la receta. No se recomienda comer fritos, pero si debes freír, procura utilizar aceite de coco, es la opción más inteligente.

La seguridad del aceite de coco

Las grasas de cadena media en el aceite de coco se consideran tan nutritivas que se utilizan en fórmulas para bebés, el aceite de coco incluso ha sido utilizado con éxito por médicos en el tratamiento de la intoxicación por aluminio.  El aceite de coco es excepcionalmente útil para las mujeres embarazadas, madres lactantes, ancianos, aquellos preocupados por la salud digestiva, atletas (incluso los que se machacan el fin de semana) y aquellos de vosotros que tan sólo queréis mejorar la salud en general.

GD Star Rating
loading...
Aceite de coco ¡Único!, 7.7 out of 10 based on 3 ratings