¿Aceites esenciales o medicamentos?

Posted on

Si se le dice a la mayoría de los médicos que los aceites esenciales logran la curación sin efectos secundarios, no te creen. Esto es porque en la facultad de medicina, a los estudiantes se les dice en repetidas ocasiones por sus profesores que todos los medicamentos eficaces tienen efectos secundarios negativos y si no los tienen no pueden ser eficaces.

Un profesor de la facultad hizo el siguiente comentario: “En tanto que los beneficios superan a los riesgos, debemos usarlos” y resumió: “No tenemos otra opción, porque si un fármaco no tiene ningún peligro, no puede tener beneficios, esto es así y por eso es esencial que sólo se permita a los médicos cualificados prescribir medicamentos”.

En realidad, el profesor estaba diciendo la verdad. Dentro de la práctica restringida de la medicina alopática (MD) los medicamentos farmacéuticos solo los puede prescribir un médico. Tales medicamentos siempre tienen efectos secundarios negativos. Todos ellos, sin excepciones. Por lo tanto, los médicos aceptan los efectos secundarios como el precio a pagar por el beneficio que nos ofrece.

Por otra parte, recientemente se ha publicado un artículo sobre que más de la mitad de los españoles no sabe realmente para qué sirven los antibióticos. Deberíamos informarnos más a la hora de tomar medicamentos, saber sus efectos y en que nos perjudicaría de cara al futuro.

El peligro está en el propio medicamento.

Los peligros de los medicamentos recetados son intrínsecos a las drogas por ellos mismos, no en la forma en que se administran. No importa qué tan cuidadoso sea el médico en la prescripción y el grado de cumplimiento del paciente en el seguimiento de las órdenes del médico, incluso entonces se producen muertes y daños. De hecho, de acuerdo con los Centros para el Control de Enfermedades, más de 100.000 estadounidenses mueren cada año, y no de  drogas ilegales, no por sobredosis de drogas, no de un exceso de medicamentos de venta libre, sino por medicamentos prescritos. En este país, más personas mueren a causa de las prescripciones del facultativo cada diez días que los que murieron en los ataques terroristas del 9/11.

¿Por qué se obcecan tanto en los fármacos mientras que uno puede encontrar la curación con productos naturales, tales como aceites esenciales, sin efectos indeseables? He aquí por qué.

¿Por qué las empresas venden deliberadamente productos peligrosos?

Es ilegal patentar cualquier producto natural. El camino hacia las grandes ganancias en la industria farmacéutica es la creación de una sustancia natural que nunca antes existió en la naturaleza, patentarlo y obtener el monopolio. Por lo tanto, las moléculas de los fármacos son extrañas para el cuerpo humano.

En toda la historia de la humanidad, tales moléculas no se encontraban ni tomaban por el cuerpo humano. Por lo tanto, el cuerpo no metaboliza estas sustancias fácilmente. Dios nunca hizo tu cuerpo para aceptar y tratar con estos productos químicos y antibióticos.

Las sustancias orgánicas naturales no tóxicas suelen ser fácilmente eliminadas por el cuerpo cuando su utilidad ha finalizado. Hasta cierto punto, tu cuerpo puede incluso tratar y eliminar las sustancias tóxicas naturales. Pero cuando el cuerpo recibe una sustancia sintética, incluso una que puede parecer benigna o inerte (como el plástico), tu cuerpo no sabe cómo metabolizarla y eliminarla. Si se envía al hígado para descomponerlo en compuestos desechables, el hígado dice hey, ¿Qué es esto? No sé qué hacer con él. A continuación, los riñones reaccionan diciendo:” Hey hígado, no nos lo envíes a nosotros, no sabemos de qué se trata tampoco, envíaselo al páncreas tal vez tenga una enzima que puede tratar con él. El páncreas contesta: Hola chicos, ¿qué creéis que estáis haciendo? No quiero estas cosas, tal vez el bazo puede filtrar esta cosa o algo así. Por último, la sustancia termina en la área de retención de desechos del cuerpo (tejido por lo general la grasa, incluyendo el cerebro) donde puede permanecer durante años e incluso durante toda la vida, perturbando las funciones normales del cuerpo, siempre y cuando se mantenga. Es por eso que se pueden encontrar rastros de medicamentos con receta en tu cuerpo tomadas en la infancia, hace décadas.

Por otro lado, las moléculas naturales, tales como las que se encuentran en los aceites esenciales, son fácilmente metabolizadas por el cuerpo. De hecho, tu cuerpo fue creado para manejarlas. Cuando una molécula de aceite esencial encuentra los receptores adecuados y transmite su información a la célula, o participa en otras funciones terapéuticas, luego pasa en su camino hacia el hígado y los riñones y es eliminada del cuerpo. Sus beneficios han sido transmitidos y su trabajo ha completado.

Por el contrario, las moléculas no naturales de las drogas sintéticas o artificiales se unen a los diversos tejidos, lo que altera la función normal durante años, mientras que el cuerpo trata de averiguar qué hacer con ellas con el daño que provocan a nuestras funciones corporales e incluso nuestras mentes.

¿Quién tiene el control?

Otra razón por lo que las compañías farmacéuticas no quieren vender productos naturales es porque pierden el control de su producción. Al sintetizar todo en el laboratorio, tú estás controlado. Pueden producir medicamentos a voluntad, en cualquier cantidad, siempre que lo deseen. De esta manera pueden satisfacer las demandas del mercado, ya que se materializan.

Cuando se depende de la naturaleza para hacer crecer su producción, están a merced del tiempo, de la cosecha de un año determinado. Si un año el suministro se agote antes de la próxima cosecha se pierde potencial de ventas y ganancias.

Las compañías farmacéuticas quieren estar totalmente a cargo de la producción de sus productos no quieren que la naturaleza esté al cargo. Al omitir a la naturaleza en la fabricación de sus medicinas, se ha omitido su poder de curación.

Los fármacos contra aceites esenciales.

Las drogas y los aceites esenciales funcionan de manera opuesta. Los aceites esenciales desintoxican, los fármacos obstruyen y confunden los receptores.

La drogas sintéticas deprimen el sistema inmunológico, los aceites esenciales lo fortalecen. Los antibióticos atacan las bacterias indiscriminadamente, matando tanto las buenas como las malas. Los aceites esenciales atacan solamente las bacterias dañinas, permitiendo que la flora amigable de nuestro cuerpo florezca.

Las drogas son unidimensionales, como robots programados para llevar a cabo ciertas acciones en el cuerpo. Cuando cambian las condiciones del cuerpo, las drogas siguen haciendo lo que estaban haciendo, incluso cuando sus acciones ya no son beneficiosas.

Los aceites esenciales son multi-dimensional, llenos de inteligencia homeostático para restaurar el cuerpo a un estado de equilibrio saludable. Cuando cambian las condiciones del cuerpo, los aceites se adaptan, subiendo o bajando la presión arterial, según sea necesario, estimulan o reprimen la actividad enzimática, según sea necesario, energizante o relajante según sea necesario. Los aceites esenciales son inteligentes, las drogas no.

Los medicamentos están diseñados para enviar información errónea a las células o bloquean ciertos sitios del receptor con el fin de engañar al cuerpo para que renuncien a los síntomas. Pero los medicamentos nunca se ocupan de las causas reales de la enfermedad. No están diseñados para ese propósito. Si bien pueden dar alivio inmediato para ciertos síntomas incómodos, debido a su diseño extraño, poco natural, siempre interrumpen ciertas funciones corporales. Por lo tanto, siempre tienen algunos efectos secundarios.

Las moléculas de los aceites esenciales envían información a las células y limpian los sitios receptores para traer tu cuerpo de vuelta a la función natural. Los aceites esenciales están equilibrando el cuerpo. Los fármacos te desequilibran al cuerpo. Los aceites esenciales abordan las causas de la enfermedad a nivel celular mediante la supresión de la desinformación y la reprogramación de la información correcta para que las células funcionen correctamente y en armonía unas con otras. Con los medicamentos, la información errónea se introduce en las células de modo que se puede obtener un alivio temporal, pero nunca hay ninguna curación verdadera.

Artículos Relacionados:

 

GD Star Rating
a WordPress rating system