Aceites esenciales para bebés

Existe alguna evidencia de los beneficios de los aceites esenciales, pero muy poca investigación sobre cómo estos aceites pueden afectar a los bebés.

Es crucial tener en cuenta que la Asociación Americana de Médicos Naturópatas no recomienda el uso de aceites esenciales en bebés menores de 3 meses. Siempre consulta con tu médico naturópata.

Puedes usar aceites esenciales diluidos en aceite de girasol o de semilla de uva sin diluir o coco durante un masaje infantil. Los estudios demuestran que el masaje infantil puede mejorar el aumento de peso en bebés prematuros, estimular el desarrollo y disminuir la irritabilidad y los trastornos del sueño.

Aunque no es necesario usar aceite o crema para masajear a un bebé, hará que el proceso sea más fácil al ayudar a que la mano del padre o de la persona que lo cuida se deslice más suavemente sobre la piel.

Aceite de lavanda

Una revisión del 2016 encontró algunas pruebas de que el aceite de lavanda podría ayudar a tratar el dolor en los recién nacidos. Un estudio encontró que los recién nacidos que olían a lavanda mientras se sometían a una prueba de punción en el talón experimentaron menos dolor y una frecuencia cardíaca más baja que los del grupo de control.

Otro estudio concluyó que un masaje de aromaterapia con aceite de lavanda podría reducir los síntomas del cólico.

Blog-Lavanda

Aceite de manzanilla

La manzanilla es un remedio casero común para el insomnio en adultos y también puede ayudar a los bebés.

Aunque hay poca evidencia científica para probar que la manzanilla ayuda a dormir, algunas personas encuentran que añadir unas cuantas gotas de aceite de manzanilla a un baño caliente o difusor puede tener un efecto calmante y sedante.

Aceite de girasol

El aceite de girasol es una opción popular para un aceite base. El aceite vegetal es alto en ácido linoleico, lo que lo convierte en una excelente opción para un bebé con piel sensible.

Muchos bebés tienen piel sensible y pueden desarrollar eccema. Un estudio encontró que mientras que el aceite de girasol mejoraba la hidratación de la piel, el aceite de oliva dañaba la barrera cutánea y podía empeorar los problemas cutáneos existentes.

Cómo utilizar

Hay una variedad de maneras de usar los aceites esenciales para los bebés, incluyendo:

Masaje

Mientras que las rutinas de masaje para bebés varían de acuerdo a las preferencias del bebé, los siguientes pasos son un buen punto de partida:

Calienta una pequeña cantidad del aceite diluido frotándolo entre tus manos.

Frota suavemente el aceite en la piel del bebé, empezando por las piernas. Usa sólo la presión suficiente para mover la piel suavemente.

Para masajear el pecho y el vientre del bebé, extiende las manos hacia los lados del bebé como si aplastaras las páginas de un libro. Usa tus dedos para hacer pequeños círculos.

En el agua del baño

Unas gotas de aceite de manzanilla o de lavanda en el agua a la hora del baño pueden ayudar a calmar al bebé. A su vez, esto puede ayudar al bebé a dormir si poco después le sigue la hora de acostarse.

En un difusor a la hora de acostarse

Una gama de difusores, que liberan el aroma de los aceites esenciales en el aire, está disponible en tiendas y en línea. Algunos también tienen luces de colores calmantes para ayudar al bebé a dormir.

Es esencial seguir las instrucciones del difusor y mantener la habitación bien ventilada. No utilices ningún aceite esencial que pueda ser perjudicial para el bebé, siempre pregunta a tu naturópata.

¿Son seguros de usar?

Diluye siempre los aceites esenciales en un aceite base adecuado.

No debes usar aceites esenciales en o alrededor de bebés menores de 3 meses sin revisión de un médico naturópata. Es un alto riesgo para tu bebé.

En el caso de los bebés prematuros, debes evitar el uso de aceites esenciales hasta por lo menos 3 meses después de la fecha prevista de parto.

Nunca debes aplicar aceites esenciales sin diluir en la piel de bebés, en su lugar, diluye el aceite con un aceite portador apropiado. El aceite de girasol, el aceite de semilla de uva y el aceite de coco son ejemplos de aceites portadores adecuados.

La Asociación Nacional de Aromaterapia Holística (NAHA) recomienda diluir el aceite esencial a sólo 0,5 a 2,5 por ciento en bebés.

Los bebés tienen la piel sensible, por lo que debes evitar el uso de aceites esenciales que son irritantes conocidos para la piel, tales como:

Tomillo, orégano, citronela, corteza u hoja de canela, de laurel, comino, limoncillo, hierba luisa, clavo y tagette.

Los investigadores también recomiendan que no se utilice el aceite de oliva como aceite portador, ya que puede dañar la piel del bebé.

La NAHA también recomienda evitar los siguientes aceites esenciales comunes durante el embarazo y la lactancia:

Anís, abedul, alcanfor, albahaca, semilla de perejil, estragón, ajenjo, gaulteria.

Diluir correctamente los aceites antes de usarlos en un difusor también reducirá el riesgo de reacciones respiratorias adversas.

No debes usar difusores de aroma si el bebé tiene asma o está en riesgo de desarrollar asma debido a antecedentes familiares de la afección.

GD Star Rating
loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *