Amaranto Aceite Vegetal

Posted on

El amaranto tiene una historia fascinante. Está lleno de nutrientes que mantienen la vida y mejoran la belleza. Entonces, ¿por qué no es el producto de belleza más famoso que existe hoy en día? Su historia tiene mucho que enseñarnos.
(Para tu información, hemos publicado algunas recetas de belleza increíble)
El pueblo azteca cultivó este antiguo grano hace cientos de años. Lo usaron como comida y medicina, pero eso no es todo. El amaranto fue también una parte importante de las ceremonias religiosas aztecas.
Los aztecas construyeron estatuas de su deidad usando granos de amaranto y miel. Estas estatuas eran adoradas, rotas y distribuidas para comer. Esta práctica es la razón principal por la que el amaranto no sobrevivió como alimento básico. Cuando los españoles llegaron con Cortez, como parte de sus esfuerzos por imponer el amaranto plantacristianismo a los nativos paganos, prohibieron el grano.
En sus esfuerzos por eliminar el grano de la cultura azteca, los españoles quemaron todos los campos de amaranto que pudieron encontrar. Fue casi completamente aniquilada y en gran medida pasó desapercibida hasta la década de 1970, cuando se introdujo en los Estados Unidos y comenzó a arraigarse como un grano respetado.
Los beneficios de belleza son una gran razón por la cual el aceite de amaranto es tan popular. El aceite de amaranto puede transformar tu piel y cabello y darte una apariencia naturalmente limpia, clara y bella que no es posible con los cosméticos químicos hechos por el hombre.
Las hojas del amaranto se pueden añadir a una ensalada muy sana y deliciosa y las semillas se pueden agregar a los cereales y a los batidos, pero la mejor manera de cosechar las ventajas del amaranto está con su aceite obtenido de las semillas.
Amaranto y cuidado de la piel
Cuando se trata de tu piel, el aceite de amaranto contiene la mayor concentración de escualeno, uno de los lípidos más comunes producidos por nuestra propia piel y una crema hidratante natural. También es una sustancia activa contra el cáncer. Ralentiza los efectos del envejecimiento de la piel y la formación de arrugas, y no es irritante.
En cuanto a tu cabello, si quieres proteger la integridad y la apariencia de tu cabello, el amaranto contiene un aminoácido raro llamado lisina que el cuerpo no puede producir naturalmente. Esto aumenta la eficiencia de la absorción de calcio y ayuda a mantener el cabello en la cabeza, fortaleciendo los folículos y previniendo la calvicie de patrón masculino.
Comer amaranto o poner el aceite en tus batidos y aderezos para ensaladas embellecerá tu piel y cabello de adentro hacia afuera, pero también puedes usarlo tópicamente para obtener resultados inmediatos.

Cómo utilizar el aceite del amaranto para tener una piel y pelo magníficos.
Póntelo directamente en la piel:
Una o dos veces al día, después de una ducha o a la hora de acostarse, humedece las manos limpias y sacude el exceso de agua. Coloca 3 gotas de aceite de amaranto en la palma de la mano y frota las manos en un movimiento circular para extender el aceite de amaranto sobre ellas.
Masajea suavemente el aceite en la cara con un movimiento circular, manteniendo los ojos cerrados. Asegúrate de cubrir toda la cara con el aceite. Se absorberá en tu piel rápidamente. Tu piel absorberá el aceite y se beneficiará de su contenido de escualeno, que oxigena las células.
El aceite de amaranto hidrata y te deja con un brillo saludable.

Una loción con amaranto:
1/4 taza de cera de abejas
2 cucharadas de manteca de karité o manteca de cacao
1/4 taza de aceite de coco
1/2 taza de aceite de almendras
1 cucharadita de aceite de amaranto
Añade aceites esenciales para el aroma y el beneficio añadido de acuerdo a tus preferencias. El jazmín o la lavanda son opciones populares.
Derrite la cera de abejas suavemente a fuego lento, agrega la karité o la manteca de cacao y revuelve hasta que esté líquido. Agrega el aceite de coco y revuelve hasta que esté líquido. Retira del fuego, añade aceite de almendras rápidamente y bate con una batidora eléctrica (se quiere batir en una crema suave antes de que la cera de abeja se solidifique, así que prepárate para hacerlo rápido). Una vez que se haya enfriado un poco, agrega el aceite de amaranto y los aceites esenciales y mezcla bien. Comienza con unas gotas de aceite esencial y añade más hasta que alcance la fuerza deseada. Guarda la loción en un frasco de vidrio a temperatura ambiente. Usa dentro de los tres meses por lo que haz la justa.
Exfoliante Facial de Miel de Avena con Amaranto:
Receta es para una aplicación:
1/4 taza de avena, molida finamente en un procesador de alimentos
2 cucharadas de miel orgánica cruda
1 cucharadita de aceite de amaranto, más unas gotas

Mezcla los ingredientes en un tazón. Espera una textura pegajosa. Si la mezcla es demasiado pegajosa o grumosa, intenta añadir con cuidado un poco más de aceite o unas gotas de agua. Aplica el exfoliante en el rostro y masajea la piel, especialmente en las zonas problemáticas. Enjuaga con agua tibia. Masajea unas cuantas gotas más de aceite de amaranto en su piel y déjalo absorber.

Mascarilla Capilar con Coco y Amaranto:
La receta es para una aplicación
¼ taza de aceite de coco
2 goteros de aceite de amaranto
8-10 gotas de aceite esencial de lavanda (opcional)

En un plato pequeño, combina los ingredientes. Comience con el aceite de coco y escurre los otros aceites por encima, luego revuélvelos juntos hasta que estén suaves y completamente combinados. Toma la mezcla en tus manos y frótate las manos para distribuir la mascarilla, luego frótate las manos por el cabello, extendiendo la mascarilla desde las raíces hasta las puntas. Peina el cabello para asegurarte de que la mascarilla esté distribuida uniformemente. Átate o fíjate el cabello y envuélvelo en una toalla caliente y húmeda. Deja la toalla puesta durante 30-60 minutos antes de lavarse la mascarilla.

Cómo usar el aceite de amaranto en tu champú o acondicionador:
El amaranto se puede utilizar para realzar los efectos de tu champú y/o acondicionador.
En lugar de añadirlo a la botella, te recomendamos que te pongas unas gotas de aceite de amaranto en la palma de la mano, añadas la cantidad deseada de champú o acondicionador, combínalo y luego masajéalo en tu cabello como de costumbre. El aceite permanecerá en el cabello después de lavar el champú o acondicionador, funcionando como un humectante natural sin enjuague.

Para una piel joven, brillante y un cabello fuerte y saludable, invierte en el aceite de Amaranto hoy mismo.

GD Star Rating
loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*